Ubérrimas horas bajo un castaño
su cuerpo no llegaba a ser tan elevado como para contrarrestar el empuje que el viento imprimía a la amplia sotana y a la enorme chapela vasca apretada en su cabeza. Así; San Fazdasbesto volaba pues de boina.
 
El canto de amor de los cuatro muleros
Verás Bertoldo, agárrate porque esta historia me la ha inspirado un romance de García Lorca. Es un melodrama de esos que subyacen en el folklore andaluz
M – 7092/16-03
Tianino ®
Texto e ilustración de la página nº 161 de 283
index002002.png index002001.png index003001.png