Y este párroco padre Wilbur está empeñado en demostrar a los aldeanos que Dios existe, cosa que desde luego no es original, porque cualquier sacerdote intenta demostrarlo desde hace cinco mil años, horas mas o menos, aún cuando tratan de demostrarlo con los mismos argumentos que sirven para todo lo contrario. Wilburr no consigue jamás demostrar a ningún aldeano la existencia de Dios, pero parece que Este si se la demuestra a Wilburr de una manera artera poco ortodoxa. La ermita que Wilburr regenta data de la época visigoda. Está consagrada a la advocación de San Gallofa, caballero visigodo canonizado que la dotó de un secreto tesoro buscado durante siglos por cientos de obispos y algunos papas en todas las montañas que cruza el Camino de Santiago. Finalmente el padre Wilbur llega a encontrar el tesoro de San Gallofa tan buscado, pero a la vez encuentra algo mas racional que le empuja a despreciar el valor crematístico del oro para emplear su inteligencia virgen en especular sobre los dogmas inamovibles buscando la relatividad de las verdades.
Más allá de Peladiños Do Monte
Tianino ®
M 002229/05 CAM Prohibida la reproducción total o parcial, si no es con permiso del autor
Sinopsis (cont.)
index002002.png index002001.png index003001.png