Debajo de esta lámina de cuerpo inexistente que es la piel de los océanos inmensos, un Universo no contado nos permite convivir con él en el espacio y en el tiempo, pero es tan inaccesible a nuestra naturaleza aérea como lo es la superficie de Marte o de la Luna. Sin embargo, sabiéndolo desde siglos atrás, nos empeñamos en alcanzar lejanas galaxias a distancias de cien años luz antes de que el ciclo vital de nuestra especie haya prescrito.
Pues eso es lo que se preguntó un marinero malagueño un día mientras buscaba corales fósiles en las estribaciones del Monte Coronado que ocupa el puesto de centinela marino en el horizonte de la milenaria Málaga.
¡ Ah, si Málaga me fuera contada!
El Hombre cree que alguien le espera en las Estrellas.
Copyright: M-5105/03
Tianino ®
La Estirpe de las Madréporas
index002002.png index002001.png index003001.png